Erick Berne, creador del Análisis Transaccional establece la personalidad como una estructura formada por tres sistemas dinámicos, diferenciados e integrados, coherentes de pensamiento y sentimiento.

figura1

Padre

Contiene las estructuras, mensajes y conductas incorporadas de fuentes externas. Grabación de la percepción del individuo de lo que sus padres y otras figuras significativas de su vida realizaron. “Lo que se debe hacer”

Adulto

Sistema de procesamiento de información que evalúa objetivamente la realidad. Se nutre de datos del mundo exterior e interior. Enuncia hechos, calcula probabilidades y toma decisiones. “Lo que conviene hacer”

Niño

Centro de pulsiones, necesidades y sentimientos. Contiene las grabaciones del mundo afectivo de la infancia, de sus respuestas a él y de la conductas de adaptación que asumió. “Lo sentido de la vida”

Los estados de Yo están presente en cada persona pero solo uno de ellos asume la dirección, expresión, el control de la personalidad en un momento dado. Se puede determinar que estado del Yo está activado observando el comportamiento de la persona, los aspectos no-verbales e interacciones.

Al observar en que estado del Yo te encuentras y si este es adecuado para la situación. Por ejemplo, actuar desde el estado del Yo Niño cuando la situación requiere una toma de decisiones laboral puede ser contraproducente. Responder a nuestra pareja desde el estado del Yo Adulto cuando lo que nos está requiriendo es caricias puede dar paso a una situación de desencuentro.